Bajo el lema ‘Un árbol, un pensamiento’,tenemos una nueva escultura en un tronco seco, en este caso en uno de los árboles del parque de La Concordia  sobre un pino de gran porte. Cuenta con una base de 3,5 metros y la escultura del violonchelo mide 2,5 metros dedicada a los músicos de la ciudad.

En junio de 2018 un grupo de escultores, por afición, aprovecharon un pino que estaba a punto de ser talado en la Plaza de Santo Domingo de Guadalajara para darle un valor cultural a los restos del descomunal árbol, seco desde hacía años. Lo han hecho mediante el diseño de una original escultura a modo de escalera de libros, de unos cuatro metros y medio de altura, moldeada unicamente con motosierra.

 

Otro árbol seco, otra escultura para Guadalajara